Este nuevo showroom de Finsa responde a la necesidad de la firma de disponer de un espacio para la prescripción de materiales a arquitectos, interioristas, diseñadores e instaladores. Además, debía servir como sala de formación interna de la empresa y para encuentros con distintos profesionales del sector. El objetivo principal era la presentación de muestras de distintos acabados de la madera natural, laminados, melamina, rechapados, tableros o parquet. “De hecho, Finsa era un proveedor de materiales para los proyectos de nuestro despacho” explica el autor del proyecto, Ignasi Bonjoch, “y cuando pedíamos muestras nos dábamos cuenta de que todas tenían unas medidas distintas. A veces, incluso las recortábamos para conseguir una regularización de dimensiones”.

El espacio original disponía de 120 m2 ubicados en el módulo de oficinas de la nave logística que Finsa tiene en Castellbisbal, una población cercana a Barcelona. Los principales retos eran el orden en la disposición y la exposición de las muestras y poder cambiar fácilmente las colecciones en función del tipo de visitas y encuentros con profesionales. Una presentación de melaminas de la Gama Dúo debía permitir apreciar la gama de colores y sus distintas combinaciones, mientras que un encuentro con instaladores de parquet respondía a unas exigencias muy distintas, desde la disposición de la sala hasta la calidad de la luz. Además, el interiorista procuró utilizar, exclusivamente para este proyecto, materiales salidos de la producción de Finsa. De esta manera, la puerta corredera de acceso a la sala está hecha de SuperPan Star en crudo, sin cantear. Se trata de un panel ligero de partículas de aglomerado combinadas con un polímero sintético, fruto de la colaboración con la empresa química BASF, recubierto a dos caras con MDF de 5 mm. El resultado es una puerta un 20% más ligera que, al no estar canteada, deja a la vista la composición interior del panel para que el visitante pueda examinarla. De la misma forma, una de las paredes de acceso a la sala está panelada con tableros de GreenPanel colocados de canto, como si fuera un stockage de tableros dispuestos uno encima del otro.

Ya en el interior de la sala, toda la atención se centra en un único mueble expositor curvo construido en paneles FibraForm ranurados que permiten curvar con radios mínimos de hasta 160 mm, también en crudo. Esta sinuosa estructura permite colocar las muestras de los distintos materiales producidos por Finsa en cinco alturas de galerías distintas. Cada galería dispone de un acanalamiento longitudinal donde descansa la base inferior de la muestra, que, ligeramente inclinada, se apoya en la galería superior, formando un escalado de piezas similar a las antiguas construcciones de tejados de las cabañas de pastor de Galicia. También se consiguió regularizar el tamaño de las muestras a un mínimo común múltiplo de 21,5 cm x 43 cm, fruto de las medidas de plato (43 x 43 cm) para la preparación de las muestras del Departamento de Diseño e I+D de Finsa. Las muestras que requieren más tamaño para apreciar texturas y acabados se realizan en formato completo de 43 x 43 cm. El sistema permite, además, la colocación de lamas de parquet en vertical utilizando el espacio de tres o más galerías, se puede alternar la gran variedad de muestras de la firma y posibilita un cambio rápido de muestrario en función de los objetivos de la prescripción.

ILUMINACIÓN

El sistema de iluminación se compone de dos tipos muy diferenciados y de las múltiples combinaciones entre ellos. Por un lado, la sala dispone de carriles con focos tipo Parma de la empresa Architect de color negro, de 36 W, flood de 30° con 1.490 lm y en calidad 3.000° K. El resto de la iluminación se basa en fluorescencia empotrada en el falso techo negro con tubos 840 de calidad 4000° K. El alto índice de reproducción cromática de los focos Parma permite apreciar las tonalidades y las variaciones en los colores de la Gama Dúo, mientras que la luz más fría de la fluorescencia se acerca a la luz de día para apreciar el efecto del resto de materiales. En función del uso que el cliente quiera hacer con los productos expuestos, podrá comprobar un tipo de luz cercana a la habitual en retail, a la luz empleada en el ámbito doméstico o más próxima al uso industrial. “Puedes, además, ordenar el showroom como si fuera una tienda” —dice Ignasi Bonjoch— “disponiendo las piezas como si fueran productos de ropa, ordenadas por colores o clasificadas por tipos o incluso por tallas”.

Detrás del mueble expositor curvo se oculta un pequeño almacén con unos conjuntos de sillas apilables para convertir la sala en aula de formación, con una pantalla que se descuelga del falso techo para proyecciones. Y para poder disponer de una mayor superficie de muestras de tableros y soluciones para la construcción, Bonjoch ideó un sistema de enmarcado para los ventanales existentes con FibraColour negro que, aumentando la profundidad de antepechos, jambas y dinteles, permite disponer de una superficie extra de exposición sin tener que incorporar más elementos a la sala.

Soldevila realizó el desarrollo de todo el proyecto en 3D siguiendo los ejemplos previos, realizados también en 3D, del despacho de Bonjoch.

Soldevila dispone de un software avanzado en 3D que permite hacer un desarrollo de cualquier elemento de mobiliario por especial que sea –como lo es este proyecto–, hacer el despiece de todos los elementos que intervienen (tableros, herraje, mecanizados, texturas, etc.) y mandarlo a validar al cliente antes de realizar la fabricación automatizada de todos estos elementos.

Este avanzado sistema de trabajo reduce el tiempo de ejecución y permite un control exhaustivo de todos los detalles, para que todo se fabrique tal como el creador del proyecto lo ha conceptualizado.

Diseño

Ignasi Bonjoch

Promotor

Finsa

Fotógrafo

Eloi Bonjoch

Ficha del proyecto en formato PDF

Ctra. de Ribes 144 08591 Aiguafreda Barcelona T 938 442 328 info@soldevila.es © Soldevila 2017 Notas legales Zoo Studio